La nutrición infantil durante los primeros mil días de vida incide en el desarrollo y salud futura

Los compo-nentes de la leche materna son claves en el desarrollo del sistema de defensas y una adecuada programación del sistema metabólico. La alimentación equilibrada hasta los dos años marca la diferencia.

Foto: Pixabay.

Más de 200 profesionales de la salud se reunieron en la jornada de actualización científica desarrollada por Nestlé, en San Salvador, para abordar “El Beneficio de los Oligosacáridos de la Leche Materna”.

El especialista Rodrigo Vázquez Frías, Gastroenterólogo y Nutriólogo Pediatra, Doctor en Ciencias Médicas, Investigación y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México fue el ponente en este evento.

Abriendo espacios al intercambio de conocimientos y la capacitación médica constante, Nestlé reiteró su compromiso de ofrecer nutrición, salud y bienestar aportando herramientas para la formación de profesionales de salud que ayuden mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable a través de sus productos, enfatizando en la importancia de los beneficios que aporta la leche materna en los primeros 1000 días de vida.

Una alimentación correcta y equilibrada desde la concepción hasta los dos años puede marcar diferencia en el desarrollo, el metabolismo y la salud futura. Vázquez Frías explica que el 100% de la niñez del mundo debería ser alimentado con leche materna.

Además de suplir todos los nutrientes, la leche materna favorece una adecuada programación del sistema metabólico y capacita el sistema inmunológico, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades como infecciones gastrointestinales, respiratorias e incluso diabetes, obesidad y cáncer a largo plazo.

“Los primeros mil días de vida es la etapa de mayor crecimiento del ser humano y está asociada al desarrollo de los sistemas celulares, tisulares y orgánicos. Esta etapa constituye una oportunidad única para prevenir alteraciones tempranas en la salud, el padecimiento de enfermedades no transmisibles como obesidad y diabetes pueden generarse en la vida adulta, en gran parte, por la programación metabólica perinatal y no solo por factores genéticos y del estilo de vida”, explica Vázquez.

La investigación científica ha determinado tres posibles factores que pueden desencadenar la programación metabólica de trastornos a futuro en el individuo:

El exceso de energía in útero o sobrealimentación fetal, causado por la obesidad materna, ganancia excesiva de peso durante el embarazo y/o diabetes gestacional; el crecimiento posnatal acelerado, causado por la sobrealimentación, amamantamiento corto y/o suplencia excesiva de proteína; y la discordancia: nutrición fetal insuficiente y nutrición posnatal excesiva, causada por la malnutrición materna y/o insuficiencia placentaria.

En relación con lo anterior, el especialista entiza en que la niñez deben ser alimentada con leche materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida y de forma complementaria, al menos, hasta los dos años. “La leche materna proporciona toda la energía y los nutrientes, en cantidad y calidad, que el niño necesita en los primeros meses de nacido y la mitad o más de los requerimientos nutricionales durante el segundo año de vida”, añade Vázquez.

La leche materna

Contiene un 80% de agua y un 20% de componentes bioactivos; dentro de estos componentes están los Oligosacáridos de la Leche Materna o HMO´s por sus siglas en inglés (Human Milk Oligosaccharides), que constituyen el tercero más importante de dicho Patrón de Oro.

Los HMOs no aportan energía, sin embargo, tienen una razón funcional pues están relacionados con el establecimiento de la microbióta intestinal y el desarrollo adecuado del sistema inmune.

Los HMO´s son muy complejos y abundantes en la leche materna, están formados por una mezcla de más de 200 componentes y se han identificado más de 150 diferentes tipos.

Su función principal es alimentar las bacterias de la microbióta intestinal que se encargan de fortalecer el sistema inmunológico, gracias a esto disminuyen la posibilidad de padecer infecciones patógenas, favorecen una adecuada maduración del tubo digestivo y participan del neuro desarrollo del niño.

Vázquez finaliza haciendo un llamado para que los padres de familia se informen acerca de los beneficios de la leche materna y opten por esta opción como el mejor alimento para sus hijos.

Es necesario que los profesionales de la salud orienten a dichas madres al respecto y las guíen para que puedan ofrecer la mejor nutrición en los primeros 1000 días de vida.

Opciones para compartir nuestro contenido