La más reciente regla sobre asilo, evidencia la política racista de la administración Trump

Estados Unidos ha abandonado la moral y la compasión por una dis-criminación flagrante contra los centroameri-canos y caribeños que buscan refugio en ese país.

 

Por: Alianza Américas/Foto: Pixabay.

Desde el martes pasado, Estados Unidos está aplicando una nueva regla sobre asilo dictada por la administración Trump, que establece que para pedir asilo las personas que ingresen por vía terrestre por la frontera sur y hayan transitado por algún país deben haber pedido asilo en otro país y haber recibido una respuesta negativa.

Óscar Chacón,  Director Ejecutivo de Alianza Américas emitió, en tal sentido, la siguiente declaración al respecto.

“El efecto práctico de esta medida es hacer inalcanzable el asilo para las personas provenientes de Centroamérica y las que transitan por el corredor Centroamérica – México. Este requisito es en términos prácticos una negación del derecho al asilo, en el contexto de la debilidad de estos sistemas en México y Centroamérica.

Es una medida claramente racista, que evidencia un patrón de discriminación en contra de personas latinoamericanas y caribeñas, particularmente las centroamericanas, y que avanza en la agenda supremacista blanca que ha caracterizado al presidente Trump, y que seguirá impulsando como parte de su estrategia de reelección en 2020.

Ante la imposibilidad de suscribir acuerdos de “Tercer País Seguro”, Estados Unidos adoptó una medida unilateral con consecuencias devastadoras para la región. Vergonzosamente, la nación que dice ser la más fuerte del continente resolvió exportar la crisis humanitaria a naciones más débiles.

Esta regla somete a la inseguridad, a la posibilidad de nuevas formas de extorsión y de tráfico a las miles de personas extranjeras que transitan por el corredor Centroamérica–México–Estados Unidos, buscando protección.

Además, refuerza el enfoque de castigo y restricción que ha fracasado desde hace décadas, y que no ayuda a bregar con las causas que están motivando la huida de miles de centroamericanos. Las fallidas estrategias de la administración Trump sólo se han traducido en muertes, trauma, sufrimiento y desprotección.

Con esta regla, Estados Unidos está desconociendo las obligaciones internacionales que tiene de ofrecer protección a quienes huyen de sus países en búsqueda de seguridad. EE. UU. está violando el principio de no devolución, impidiendo que las personas puedan pedir asilo, agregando un requisito contrario al derecho internacional y a la legislación estadounidense. Es urgente desafiar esta violación a las leyes nacionales y obligaciones internacionales.

Los niños, hombres, mujeres y familias que se ven obligadas a huir de Centroamérica merecen apoyo y protección. Estados Unidos tiene una responsabilidad moral con las causas que motivan este éxodo al haber impulsado durante décadas políticas y estrategias fallidas en la región.

Estados Unidos puede y debe acudir a medidas para responder a los éxodos masivos. En lugar de dar el ejemplo de cómo atender las crisis humanitarias, Estados Unidos está haciendo todo lo contrario, demostrando cómo no se debe responder a la migración y a los refugiados”.

Alianza Américas es una red de 50 organizaciones lideradas por inmigrantes que representan a más de 100,000 familias en todo Estados Unidos. Es la única organización basada en los Estados Unidos arraigada en las comunidades de inmigrantes latinos y caribeños que trabaja a nivel transnacional para crear un estilo de vida inclusivo, equitativo y sostenible.

Opciones para compartir nuestro contenido