La licenciada y la Corte

Caminaron unos quince minutos y al momento, el carro se detuvo frente a una construcción enorme. Foods Industries, se leía en letras muy grande.

 

 

 

Por: Dr. Adán Figueroa/Ilustración: Mely .

La licenciada de Fuentes estaba muy contenta ¡Y no era para menos! después de pensionarse como defensora pública con un salario nada despreciable, le llegó la noticia muy halagadora.

Tenía cincuenta y seis años, morena como la mayoría salvadoreña, de baja estatura, pero con grandes conocimientos en materia jurídica y una experiencia enorme que había acumulada con todos los años de trabajo ininterrumpido.

Como profesional del derecho, era respetada y consultada por muchos de sus colegas, en especial en el área de derecho internacional, donde había desempeñado un buen papel en sus primeros años laborales y su nombre resonaba en el medio jurídico. Era muy reconocida a nivel nacional.

Cuando se conoció que en un país del norte necesitaban personas capaces y conocedoras para trabajar en la Corte, Jonatan, el hijo mayor de la licenciada de Fuentes, no lo dudó.

Revisó su hoja de vida, la tradujo al inglés sin ninguna dificultad; pues, al igual que su madre, en la familia, todos eran bilingües.

¡Esta es su oportunidad! dijo. Envió toda la información requerida para ese empleo con el consentimiento previo de su madre. Pasó el tiempo y todo el mundo olvidó la codiciada oportunidad para la licenciada.

A la situación de seguridad en el país no se le veía una solución cercana, al contrario; cada día venían más y más deportados con antecedentes penales, directo a engrosar las filas de las pandillas.

El gobierno local trataba, hacía todo lo posible; pero era un problema social muy complejo y de difícil solución; al que el máximo gobernante del norte, el señor del peluquín de pelitos de elote, robustecía cada día más y más con sus severas medidas migratorias.

Pero, en la mañana de un sábado soleado, apareció en el buzón de la familia Fuentes, un sobre con la banderita de cuarenta y siete estrellas. Cuando la licenciada lo abrió y leyó su contenido, se quedó perpleja, atónita.

Reunió a toda su familia y les planteó la situación. Jonatan, fue el primero en decirle que tenía que aprovechar la oportunidad. Está en el lugar y el tiempo adecuado, le dijo.

Ella se preguntaba si sería segura toda esa información, a lo que Cecy, hermana de Jonatan le argumentó que, en muchos países se estaba proporcionando oportunidades de trabajo a diferentes profesionales.

¡Está bien mamá, vaya! ¡aproveche!

De acuerdo hijos, contestaré que acepto la oferta de trabajar en la Corte y me prepararé.

Después de cinco días, la licenciada de Fuentes estaba partiendo del aeropuerto Óscar Arnulfo Romero. Su carita de alegría brillaba muy animada cuando se veía trabajando en la Corte de Marshall Missouri. Un pueblecito apartado del mundo; pero, a fin de cuentas, iba a estar en la Corte. Mejor oportunidad, casi imposible.

A su llegada tuvo un buen recibimiento, la condujeron a su nueva morada y recibió todas las instrucciones para el siguiente día, al final le dicen: a las ocho de la mañana la recogerán para mostrarle las instalaciones donde laborará de inmediato.

La licenciada de Fuentes, se levantó muy temprano y media hora antes de las ocho ya estaba lista. Lucía muy elegante, delicada y un tanto nerviosa. A las ocho en punto tocaron a su puerta y salió muy entusiasmada y sonriendo.

Los empleadores la veían de pies a cabeza y admiraban su exquisita presentación. Ok, I am ready; les dijo ella haciendo gala de su inglés.

Caminaron unos quince minutos y al momento, el carro se detuvo frente a una construcción enorme. Foods Industries, se leía en letras muy grande.

Señora, aquí es donde usted laborará a partir de ahora. Disculpen, ustedes están confundidos; yo venía a trabajar en la Corte, soy abogada, con especialidad en Derecho Internacional.

No señora. El trabajo ofertado era en la corte, pero la corte de carne, para preparar los alimentos que esta fábrica distribuye en todo el mundo.

¡Eso pasa por andar creyendo a desconocidos!

Opciones para compartir nuestro contenido