La diáspora periodística se pronuncia contra asesinato de Karla Turcios

Este lunes ha sido presentado ante los medios el caso deun joven de 19 años que sería el responsable, junto a otra persona, del asesinato del camarógrafo del Grupo Megavisión.

Foto: FGR/Periódico Equilibrium.

Un documento firmado por cerca de 70 compatriotas que residen en diversas ciudades de Estados Unidos y otras partes del mundo, pide a las autoridades de El Salvador que la investigación en el caso de la Periodista Karla Turcios no quede en la impunidad.

Este caso y los homicidios que a diario ocurren en el país “duelen a todos los salvadoreños”, dice el manifiesto.

El gremio que se responsabiliza de este pronunciamiento lamentó que todos los partidos políticos expresen discursos contra la violencia y que la misma perdure en el país.

Karla Turcios, quien laboró para El Economista, del Grupo LPG, se suma a otras muertes violentas de las que fueron víctimas Roxana Cortez Barrera, del Canal de Apopa; Nicolás Silvestre García, locutor de Radio Comunitaria Expresa; Gilberto Torres Acosta, de Radio UES, Samuel Rivas del Grupo Megavisión (canales 19 y 21) y Alfredo Hurtado, de canal 33.

La Diáspora ha pedido de forma particular que las instituciones responsables de la Seguridad, redoble esfuerzos por erradicar la violencia en todas las formas, contra las mujeres.

Captura

Un joven que no tenía antecedentes penales y de quien se cree que asesinó al camarógrafo del Grupo Megavisión, Samuel Rivas, ha sido detenido en las últimas horas.

William C. y otra persona que ha sido identificada pero que no ha sido detenida, son los sospechosos de asesinar al camarógrafo, quien fue atacado en noviembre del año pasado, mientras ayudaba a reconstruir la iglesias evangélica a la que asistía, en la colonia Altavista, un compleja comunidad que es compartida por tres municipios, entre estos Soyapango y San Martín.

El Fiscal General, Douglas Meléndez, consideró, con base a las investigaciones en el caso del camarógrafo, que su asesino actuó como una forma de demostrar que era capaz de pertenecer al grupo criminal que lo reclutó.

“Probablemente era su iniciación”, dice la Fiscalía, al referirse al hecho que el detenido no poseía hasta el día del crimen, ningún antecedente penal.

Opciones para compartir nuestro contenido