La banca digital gana popularidad en El Salvador, según estudio de Temenos

Una encuesta de Temenos dice que el 34,5% de la población bancarizada utiliza banca virtual asociada a su cuenta; pero solo el 30.4% de adultez salvadoreña posee un servicio bancario formal.

Por: Estudio Temenos/Foto: Periódico Equilibrium.

La inclusión financiera es clave para generar crecimiento económico, reducir la pobreza y garantizar la prosperidad de un país. El sector financiero se enfrenta al desafío de crear mecanismos bancarios para la población de zonas rurales y de bajos ingresos, haciendo de los avances tecnológicos, como los teléfonos móviles e Internet, una herramienta necesaria.

Según una encuesta reciente realizada en El Salvador por la compañía de software bancario Temenos (SIX: TEMN), el 34,5% de la población bancarizada utiliza la banca virtual asociada a su cuenta para realizar pago de recibos, transferencias y cobro de remesas.

Sin embargo, aunque la banca digital gana popularidad, existe un 44% de salvadoreños que prefiere realizar sus pagos y transferencias de forma personal utilizando efectivo, esto independientemente de si posee una cuenta bancaria.

El alto índice de preferencia por el efectivo –entre otros aspectos- podría estar ligado a la baja bancarización de la población, ya que de acuerdo con la base de datos Global Findex del Banco Mundial (BM), solo el 30.4% de las personas adultas salvadoreñas posee un servicio bancario formal, lo que corresponde estrechamente con los hallazgos de Temenos (33.7%).

Esto significa que la mayoría de la población, aproximadamente el 70%, carece de acceso a productos o servicios financieros.

Sin embargo, Enrique Ramos O’Reilly, director regional de América Latina y el Caribe de Temenos, cree que El Salvador está listo para la banca digital, ya que la digitalización se está extendiendo rápidamente en la sociedad y en la economía.

Según los datos del Banco Central de Reserva de El Salvador, a finales de 2017, las transferencias realizadas por la banca electrónica representaban más de US$18 millones, lo que demuestra una comunidad bancaria móvil y en línea activa.

En ese sentido, el 39% de personas encuestadas indicó que la característica más importante para ellas, en cuanto a los servicios bancarios, es la accesibilidad digital y la asistencia al cliente 24/7.

El autoservicio donde pueden realizar transacciones por sí mismos, brinda comodidad y ofrece seguridad, al tiempo que ofrece la ventaja de realizar transferencias bancarias, incluso a cuentas en otros países de América Central, sin la necesidad de efectivo.

La tecnología, esencial para inclusión financiera

La tecnología aplicada para la inclusión financiera, reduce costes y permite el alcance masivo de servicios financieros inclusivos. Con la inclusión financiera como su misión, Banco Azul eligió Temenos T24 Transact para respaldar su estrategia de crecimiento y ampliar su alcance de banca digital.

Oscar Armando Rodríguez, director ejecutivo de Banco Azul, explicó: «Cuando iniciamos Banco Azul, buscamos la tecnología moderna de una compañía con presencia en otros países más desarrollados, tecnología que nos permitiera diseñar e introducir rápidamente productos específicos para los salvadoreños”.

Agregó que seleccionan Temenos T24 Transact, porque consideran que es el producto bancario central más completo, el cual les permite brindar eficiencia en los costos y a la vez satisfacer las necesidades de un mercado en constante evolución.

En los últimos años, Banco Azul ha aprovechado una nueva fuente de fondos para ofrecer a sus clientes y desarrollar estrategias para una nueva cultura digital en El Salvador. Recientemente, el banco presentó su innovación digital MonedAzul, una herramienta que, a través de la banca en línea desde cualquier dispositivo, permite a sus clientes realizar pagos y transferencias de dinero a terceros sin cargos.

“Al ejecutar Temenos T24 Transact en la nube, Banco Azul no solo reduce su costo total de propiedad mientras que aprovecha la funcionalidad bancaria más avanzada y rica, sino que también se beneficia de una mayor agilidad y escalabilidad elástica”, comentó Enrique Ramos O’Reilly.

Opciones para compartir nuestro contenido