Josué Alvarado: En los últimos 30 años los partidos nos han engañado

Tras las elecciones presidenciales del próximo 3 de febrero el partido VAMOS creará un instituto de formación política donde quepan personas compro-metidas con la transparencia.

Fotos: Periódico Equilibrium.

La fórmula presidencial del partido VAMOS, constituida por Josué Alvarado y Roberto Ocampo, son parte de un nuevo proyecto político que fue lanzado hace un año y que, motivado por la coyuntura política, se vio en la necesidad de rescatar la confianza de la población en la política y en las personas políticas.

Así, el partido que apunta hacia las iglesias evangélicas del país, principalmente, pero que ha lanzado su llamado a cristianos de otras denominaciones y a la población en general incluida la diáspora, se ha trazado como meta proponer “políticos moralmente correctos” para sacar a El Salvador de la crisis que tiene como antesala a partidos y gobernantes que en los últimos 30 años se han interesado más en llegar al poder, pero no ha resolver los problemas de la población, dice Alvarado.

Las últimas caravanas de connacionales que intentan llegar a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades y la constante migración, demuestran que muchas personas no se sienten ni seguras ni con oportunidades de desarrollar su vida y la de sus familias en condiciones más humanas.

“Nos vimos obligados a crear esta opción política, porque la clase política nos ha defraudado”, dice sin tapujos el también Pastor y empresario que es un emigrante.

Él, como muchas otras personas, se vio empujado por la violenta guerra civil de El Salvador a buscar un mejor futuro en Estados Unidos. Ahora regresa con el sueño de poder llegar a ser gobierno para ayudar a cambiar la historia del país y darle credibilidad a la clase política.

Sabe que va cuesta arriba. Por ello dice que si bien el partido VAMOS que fundó lleva toda la intención de ganar la presidencia, sus limitados recursos y el hecho de competir con partidos que hacen todo por “sacar más votos para sus candidatos y restarle al otro e inventar troles”, invirtiendo en millonarias campañas, lo llevan a poner los pies en la tierra.

Después de las elecciones presidenciales del 3 de febrero de 2019, el partido Vamos creará un Instituto de Formación Política donde quepan personas comprometidas con la transparencia y el servicio para poner en práctica la ética, principios y valores para que VAMOS se distinga de otros partidos porque se nutrirá personas moralmente correctas.

Alvarado reitera que las grandes necesidades de la población “no están en el corazón de los políticos sino solo en su boca, para hablar y hacer propaganda millonaria, para volvernos engañar, es claro que en los últimos años nos han engañado”, dice.

Las propuestas de trabajo

En vista que para VAMOS los partidos que participan en la contienda actual “no son opción viable para solucionar los problemas del país”, porque se enfocan solo en cómo ganar, se ha propuesto lograr que el gobierno siguiente esté al servicio de la gente y no a favor de intereses de cúpulas o partidos.

Seguridad

La inseguridad es un problema prioritario a atender en la propuesta de VAMOS, por lo cual buscarán recuperar los territorios dando oportunidades reales, haciendo prevención en escuelas; solo quienes no admitan ser beneficiarios de esta iniciativa deben ser abordados por la ley represiva.

Esto suponen rehabilitar y reinsertar con el apoyo de la empresa privada. “Es posible rehabilitar a la juventud si hay apoyo real de empresas para la reinserción, aquí cabe el emprendimiento para crear empresas a través de la Fundación Trabajemos por la paz”.

Salud

La gente visitada por la fórmula de VAMOS expresa sus dificultades al enfermarse sus niños, pero no tienen recursos para viajar grandes distancias. Por eso proponen descentralizar los servicios del Hospital Benjamín Bloom, creando dos hospitales de especialidad para la niñez, en oriente y occidente.

En cuanto a medicamentos se quiere combatir la burocracia en el sistema de Salud Pública y controlar los contratos de personas que no son profesionales en salud pero que son militantes de los partidos.

Agricultura

En vista que considera que el agro ha sido abandonado proponen el proyecto “Del campo a la mesa”, para incentivar la producción nacional y no depender de importaciones.

Es necesario poner a su disposición la tecnología y darle acceso a los créditos de forma más expedita a la población agricultora. La gente que emigró a las ciudades, debe regresar a sus campos a producir.

Turismo

Con el apoyo de inversionistas y expertos de República Dominicana, se incentivaría la inversión en capacidad instalada para atender la potencial demanda en crecimiento. En esto el país caribeño tiene experiencia porque su demanda turística ha crecido a seis millones de turistas que la visitan cada año, número que quieren llevarlo hasta diez millones.

Educación

Se propone crear Guarderías en escuelas, para que madres solteras o de escasos recursos tengan a su niñez en las mismas y estas puedan trabajar y mejorar sus ingresos, a fin que cuando llegue a Primaria la niñez vaya con un grado de desarrollo de su inteligencia.

Para la población de siete hasta 17 años, se plantean cambios apegados a la exigencia global en la formación educativa porque ahora se sigue enseñando lo que hace 40 años, lo que supone un total desfase.

Se debe preparar a la población escolar, de acuerdo con demanda internacional. Hay carreras desfasadas y es urgente que las universidades se pongan al día.

Emprendimientos

Aunado a la educación se requiere también que el gobierno se convierta en facilitador de primera mano para que la juventud escolar emprenda; preparar a docentes para que estén a la altura de los retos globales y se generen así empleos con mejores remuneraciones.

Opciones para compartir nuestro contenido