Iglesia Católica recuerda mensaje de San Óscar Romero en el Día del Trabajo

Mientras la Iglesia destaca las palabras del primer santo de El Salvador, el Ejecutivo y el partido oficial destacan el trabajo en el área social y señalan una “arremetida contra la izquierda”.

 

 

Foto: Arzobispado.

La Iglesia Católica que se sumó a los mensajes de esperanza en el Día Internacional del Trabajo el 1 de mayo, ha recordado un mensaje que San Óscar Romero envió en su momento, en su calidad de Arzobispo de San Salvador, a la clase obrera del país que en la década de los 80 enfrentó una de sus peores situaciones.

«Recuerden, queridos obreros, que las graves necesidades que Uds. tienen deben ser vistas también con un sentido cristiano de la vida. Que los bienes materiales tan necesarios, aún conseguidos, no llenan plenamente el corazón del hombre…”, les decía.

El pueblo católico ve en la figura de San José la representación del ser humano obrero.

Mientras las organizaciones sociales se funden en un mensaje de reconocimiento al grupo de personas que cambió la historia de la clase trabajadora por sus luchas a favor de los derechos laborales de esta, la iglesia dice que “hoy celebramos a San José Obrero, padre de Jesús, justo y humilde carpintero de Nazaret, que pasa la vida no sólo en la meditación y la oración, sino también en las fatigas de su artesanía. José es el símbolo de la prudencia, del silencio, de la generosidad y del trabajo digno”.

Al rememorar a San Óscar Romero, la iglesia además dice que “hay también otros valores de dignidad, rectitud, honestidad y esfuerzo que deben ser buscados con ansiedad.

El mensaje político

Desde el lado oficial, el mensaje del presidente Salvador Sánchez Cerén en su saludo a la clase trabajadora, destacó la “inversión social sin precedentes” en el país y aseguró que es su gobierno el que ha destinado más presupuesto a la educación, salud y obras públicas.

Sánchez Cerén agrega que su gobierno es el que ha logrado el más alto salario mínimo y que ha garantizado los derechos a la estabilidad laboral y sindical, además de mantener una lucha por un sistema justo de pensiones.

El FMLN, como partido oficial, por su parte, centró su discurso en las transformaciones sociales y en señalar la amenaza contra la izquierda latinoamericana: “…el país se enfrenta a un momento en el que las fuerzas imperialistas a nivel internacional mantienen una arremetida con el fin de eliminar todas las expresiones de izquierda y progresistas, para ello se valen de la fabricación de gobiernos derechistas”.

Opciones para compartir nuestro contenido