Homicidas de cadete concilian con familia de víctima

El cambio en la tipificación del delito solicitado por la defensa de cinco cadetes acusados, permitió que se llegara a un acuerdo con los padres del fallecido y así finalizó el juicio el pasado jueves.

 

Foto: CJIM/Periódico Equilibrium.

De homicidio agravado, el delito fue cambiado a homicidio culposo por una sencilla razón: La Fiscalía General de la República no logró acreditar las circunstancias del dolo eventual, como lo sentenció el juez.

Por ello, al cambiar el delito se puede llegar a un acuerdo de conciliación, según lo establecen los artículos 38 y 39 del Código Procesal Penal y, ante ello, los padres de la víctima accedieron, después de media hora de negociación.

Así se acordó que la madre del fallecido reciba la cantidad de $25 mil y el padre, $12 mil y el Tribunal Primero de Sentencia de Santa Tecla finalizó el juicio contra los responsables de la muerte del cadete Juan Carlos Zelaya Díaz, quien el 3 de octubre de 2014 fue obligado por los ahora sobreseídos a realizar una práctica que le causó la muerte.

No fue auxiliado por los cadetes que lo obligaron, a pesar de su advertencia sobre que no soportaba la práctica, que consistió en introducirlo a una piscina durante un minuto bajo el agua.

Los cadetes Rafael Cañas Abarca, Emmanuel Navas Contreras Jayro Orlando Baires Salinas y Geovanny Ernesto Rosales Grijalva, responsables de la muerte de su compañero, cancelaron en efectivo y en cheques el dinero y solo quedó pendiente del depósito Jaime Isaac Lemus Contreras, quien se comprometió a pagar el 3 de septiembre próximo, en esta sede judicial.

Opciones para compartir nuestro contenido