Harán ajustes a Plan de Agricultura Familiar por Cambio Climático


El Viceministro de Agricultura, Hugo Flores dio cuenta al Grupo Diálogo Rural (GDR) El Salvador que los daños y pérdidas ocasionados en el sector agricultura, ganadería y pesca por la Depresión Tropical 12E, que impactó en octubre pasado,  asciende a 180 millones de dólares. Flores ha informado que, en consecuencia, el Plan de Agricultura Familiar (PAF) deberá ser replanteado.

El funcionario desglosó las pérdidas en los siguientes subsectores: 3.6 millones de dólares que corresponden a ganadería, 3 millones que corresponden a la camaronería, mientras que los otros US$ 174 millones de pérdidas se concentraron en la agricultura.

Flores ha expuesto durante el foro taller “Gestión del riesgo, reducción de vulnerabilidad y adaptación al cambio climático en la reconstrucción y desarrollo de la Zona Costero-Marina de El Salvador”, organizado por el  GDR, en el cual presentó un estudio titulado las  “Implicaciones  productivas y seguridad alimentaria en la zona costero-marina”.

En ese contexto, la autoridad -que integra el GDR- ha reconocido que, pese a las acciones de corto y mediano plazo que se han hecho desde el gobierno, no es suficiente para recuperar las pérdidas y daños ocasionados por el temporal, en la agricultura salvadoreña.

“Hemos iniciado, como medidas inmediatas: la restitución de medios de vida de las familias rurales afectadas por la Depresión Tropical 12E, la reactivación de la capacidad productiva de camarón marino en el Bajo Lempa y el rescate de cosecha de granos básicos mediante centros de secado y almacenaje comunitario. En infraestructura, estamos trabajando para la recuperación de infraestructura básica en distritos de riego, la rehabilitación de daños en asociaciones de regantes privado y acciones de recuperación en áreas productivas del distrito de riego Lempa Acahuapa, entre otros”, ha indicado el viceministro.

Agregó que esas acciones han requerido de cierta  inversión y que se ha contribuido a  compensar las pérdidas y daños en el sector,  “pero no recuperan la agricultura”, lamentó Flores. En cuanto a medidas de largo plazo, destacó la implantación del Plan Estratégico para la reducción de la vulnerabilidad en la cuenca baja del río Lempa en coordinación institucional, rehabilitación de obras de control de inundaciones en los ríos Lempa, Grande de San Miguel, Paz, Jiboa y Goascorán, rehabilitación de los distritos de riego, manejo integrado de cuencas mediante la implementación de la  agroforestería comunitaria y obras de conservación de suelos con énfasis en las zonas afectadas por la depresión tropical 12E.

Antes de las torrenciales lluvias de octubre pasado, una de las apuestas estratégicas del gobierno era el Plan de Agricultura Familiar, que fue lanzado en febrero de 2011, cuyo objetivo sería beneficiar a unas 325 familias y convertir a El Salvador en productor y exportador de alimentos, y potenciar el desarrollo de las zonas rurales del país.

Con el impacto de las inundaciones causadas por la depresión tropical 12E, el Viceministro de Agricultura, ha reconocido que uno de los ajustes necesarios para el PAF es el enfoque de agricultura sostenible, con características interinstitucional, que permita mejores adaptaciones al cambio climático, eso además significa implementar obras  de conservación y generar conciencia de la necesidad de este enfoque en los  propios productores.

Este replanteamiento  propuesto del PAF,  a juicio de Nelson Cuéllar, Secretario Técnico del GDR, “es urgente y saludable, sobre todo luego de las secuelas del cambio climático en los territorios rurales, y como forma de potenciar capacidad de respuesta a este fenómeno climatológico”.

Estas declaraciones se dieron durante la última reunión de trabajo  del año del GDR y que tuvo un carácter de foro taller, a la cual asistieron entre otros, representantes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – El Salvador, Fundación CORDES, Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura, Secretaria Técnica de la Presidencia y Fundación PRISMA.

Opciones para compartir nuestro contenido