Fundador de Botellita de Jerez se suicida luego de ser acusado, según él, falsamente

“No se culpe, pues, a nadie de mi muerte: esta –el suicidio– es una decisión consciente, voluntaria, libre y personal. Hasta pronto. Armando Vega-Gil”, escribió el artista.

 

 

Foto: Redes sociales.

El artista y escritor mexicano y fundador de Botellita de Jerez, Armando Vegal-Gil, se suicidó en horas de la madrugada de este lunes 1 de abril, agobiado por lo que consideró “una falsa acusación” de abuso y acoso sexual que hizo anónimamente una mujer en la cuenta de redes sociales de “Me Too Músicos Mexicanos”.

Vega-Gil, tras defenderse del señalamiento, el cual desvirtuó categóricamente, anunció su muerte en sus redes sociales, argumentando que “más vale un final terrible que un terror sin final”.

Agregó que lo que menos deseaba era que su hijo se viera afectado por la falsa acusación que se le hace.

De forma anónima, una mujer dijo haber sido abusada y acosada por el artista, cuando ella tenía 13 años.

Al conocer la grave acusación, Armando Vega-Gil se defendió diciendo: “mi vida está detenida, no hay salida. Sé que en redes no tengo manera de abogar por mí. Cualquier cosa que diga será usada en mi contra”; pero antes de ello, reconoció la difícil situación de las mujeres en el mundo y de su derecho a denunciar, pero hizo ver que en su caso, el señalamiento es falso.

Al no soportar las consecuencias que esta acusación le trajo y le traería, como la pérdida de sus trabajos, anunció la noche del domingo 31 de marzo en las redes sociales, que había decidido quitarse la vida: “debo aclarar que mi muerte no es una confesión de culpabilidad, todo lo contrario, es una radical declaración de inocencia. Solo quiero dejar limpio el camino que transite mi hijo en el futuro”, escribió entre otras cosas el artista de 64 años.

Opciones para compartir nuestro contenido