El fondo de la Bahía de Jiquilisco alberga al PSJ-2

Un análisis de los materiales culturales ha comprobado que el PSJ-2 se trataba de un velero de madera que navegaba por las costas salvadoreñas entre 1856 y 1860.

 

 

Foto: MUNA/Periódico Equilibrium.

El más reciente de los descubrimientos del proyecto Registro y Documentación de Sitios Arqueológicos Marítimos de El Salvador, fue presentado por el arqueólogo Roberto Gallardo.

El proyecto, codirigido por el Dr. Chris Begley, de la Universidad de Transilvania, Estados Unidos, propuso en 2014 la búsqueda del velero Brucklay Castle, el cual zarpó de puerto El Triunfo con una carga de madera de mora y encalló en un banco de arena que provocó su hundimiento en octubre de 1896.

Mientras el equipo subacuático buscaba los remanentes del Castle, se encontraron en el fondo marino con los restos de otra embarcación no identificada. El hallazgo hacía referencia al pecio (barco hundido) que transportaba una carga industrial victoriana, denominado PSJ-2 (Puerto San Juan), en la bahía de Jiquilisco, departamento de Usulután, El Salvador.

“(Transportaba) pines de bronce, los cuales están en el fondo del mar, a una profundidad aproximada de 45 pies”, explicó Gallardo, quien agregó que estos pines eran utilizados para la construcción de embarcaciones de madera, especialmente durante el siglo XIX.

Otro cargamento que se halló dentro del pecio fue una considerable cantidad de lingotes de plomo —cada uno con un pesaje de 180 libras—, tubos de hierro, rollos de cadenas y cables.

De igual manera, se encontraron bienes comerciales, como vajillas de cerámica, indumentaria de tela y cerveza (botellas de licor, cerveza de jengibre escocesa, botellas de Gres) en gran parte procedentes de Inglaterra.

“Se recuperaron fragmentos de cerámica de un plato hondo, pacho y una taza que demuestran que transportaban dos vajillas de la cerámica de transferencia rosada y azul producida en Inglaterra”, aportó Gallardo.

Opciones para compartir nuestro contenido