Finaliza la restauración de imagen de Santiago de la Concha

El santo patrono de Conchagua llegará justo a tiempo pues el 25 de julio es el día de Santiago y se celebran sus fiestas en esa localidad, en el oriente del país.

 

 

Foto: Micultura/Periódico Equilibrium.

El proceso de restauración de la imagen de Santiago Apóstol o Santiago de la Concha como es conocido el santo patrono del municipio de Conchagua, en La Unión, pronto estará de vuelta a su pueblo, tras terminar la restauración a la que lo sometió la Dirección de Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura.

La hisotira indica que la imagen de Santiago Apóstol llegó a estas tierras en el siglo XVI, es decir hasce unos cinco siglos y lo trajeron los misioneros franciscanos que se asentaron en un lugar a orillas del Golfo de Fonseca —en el Puerto de Amapala, conocido ahora como Pueblo Viejo—, donde fundaron el convento de Nuestra Señora de Las Nieves, refieren los historiadores de Micultura.

Santiago de la Concha es una escultura policromada, tallada en madera con técnica de esgrafiado. Mide 105 centímetros de alto y debido a su alto grado de deterioro fue sometida a restauración hace dos an1os.

La humedad y las plagas le causaron grietas y huecos que le causaron la pérdida del brazo derecho, explicó el restaurador Wilson Alfaro.

“Tomamos como punto de partida rescatar el brazo, analizamos su anatomía, estilo escultórico, posición y movimiento de elementos perdidos, así como el rescate del decorado o esgrafiado, como es llamada la aplicación de pan de oro o lámina de oro en la vestimenta de la imagen, para lo cual se realizó una búsqueda entre los vestigios presentes en la obra”, agregó Alfaro, quien tuvo el apoyo del conservador Misael Cuéllar.

La historia

Según datos históricos, en 1684, las poblaciones del Golfo fueron atacadas por piratas ingleses que incendiaron el convento y los pueblos circundantes, entre los cuales se encontraba Santiago de Conchagua.

Habitantes rescataron la imagen, y también la de Nuestra Señora de Las Nieves y la de Nuestra Señora de la Paz, la cual se encuentra en la catedral de San Miguel.

La gente que huyó de los piratas refundó Conchagua en las laderas del volcán —donde actualmente se encuentra el pueblo— y construyeron una nueva iglesia dedicada a la Virgen de Las Nieves, que finalizó obras en 1693. En recordación, la fachada de la iglesia tiene dos medallones con las iniciales NA, que quiere decir Nieves de Amapala, contó el sacerdote Florencio Gálvez en 2016, cuando la entonces Secultura entregó la imagen restaurada de esta Virgen.

Opciones para compartir nuestro contenido