Desarticulan red de estafas bancarias y condenan a otro grupo por lavado

En el primer caso hay 13 personas implicadas, de diversos municipios; en el segundo, un grupo de cuatro personas que lavaron $8 millones fueron sentenciadas en San Miguel.

 

Foto: FGR/Periódico Equilibrium.

La Fiscalía General de la República ordenó la detención de 13 personas vinculadas a una presunta red que habría estafado a instituciones bancarias por unos $225,000.

Las personas detenidas laboraban en las áreas ejecutiva y de caja y aprovecharon sus cargos para realizar trámites de solicitudes de crédito a nombre de personas particulares con documentos falsos.

Las capturas fueron realizadas en los municipios de San Salvador, Cuscatancingo, Ilopango, Santa Tecla, Soyapango, San Marcos, Lourdes y Mejicanos.

La Fiscalía identificó a las personas detenidas como Sara V., Saraí T., Dora U., Stefany A., María V., Karen S., Carolina P., Edwin M., Ana R., Flor C., Jorge A., José P., Patricia E. y Roberto R.

Condena en otro caso

Por otra parte, la semana pasada la exgerente del Banco Hipotecario de San Miguel, Mirna del Carmen Gómez de Flores, y el abogado César Isaac Canales Fuentes, fueron condenados a 10 y 15 años de prisión por un millonario caso de lavado dinero.

Además de ellos fueron condenados a diez años de cárcel Julio César Flores Claros y María Evelyn Gómez, esposo y hermana de Mirna, por el mismo delito.

Todas estas personas despojaron de su dinero a una anciana, en marzo de 1999 cuando la señora de Flores comenzó a laborar en la Gerencia de esa institución bancaria.

Al revisar los estados financieros de las personas usuarias del banco, observó que una persona fallecida “con miles de colones” en su cuenta y era administrado por un hermano de la señora Azucena Borg de Mc Millin, indica un informe de la FGR, para explicar como la exgerente se vinculó al delito.

La ahora sentenciada convenció a la persona que realizara trámites de aceptación de herencia, pues “el dinero se podía perder porque si no había movimiento pasaría al Gobierno”.

En síntesis, el abogado realizó trámites irregulares, fabricó poderes falsos y junto con la entonces gerente de Flores, migraron el dinero hacia cuentas de la misma institución y abrieron otras a nombre de los demás implicados, en bancos privados, hasta llegar a crear una fundación fantasma llamada “Augusto José Borg”, supuestamente para beneficiar a estudiantes destacados de escasos recursos, otorgándole becas.

Además, adquirieron inmuebles con la finalidad de encubrir y lavar el dinero sustraído de las cuentas de la víctima Borg.

Opciones para compartir nuestro contenido
Publicidad