Feria de comunidades en defensa de las tortugas

tortuguita

El centro Comercial Galerías Escalón, no solo significa diversión y consumo. Organizaciones en defensa de algunas especies también aprovechan la asistencia masiva de jóvenes y adultos para concientizarlos sobre la necesidad de conservar los recursos naturales del país.

Este 15 de junio, por ejemplo, la Fundación Fernando Llort y Funzel aunaron esfuerzos para montar una feria de artesanías con habitantes de las comunidades de las playas San Blas e Islas de Méndez, para salvaguarda a las tortugas que anidan en esas zonas.

En realidad, comenta Juan diego Hofman, el evento lleva un doble beneficio. Primero, conservar las especies y protegerlas y, segundo, ayudar a las comunidades a sobreponerse económicamente, sin poner en peligro a las tortugas y utilizar, en cambio, hasta basura que puede ser dañina para el medio ambiente.

Durante los últimos cinco meses, decenas de personas residentes en las comunidades que viven de la explotación de especies marinas y costeras, han sido capacitadas por talleristas de la fundación y de Funzel, en la elaboración de artesanías con elementos naturales, como el coco y sus desperdicios.

El hueso del coco por ejemplo, ha servido para que los lugareños tallen figuras de animales marinos u otras que abundan en la zona, explica Hofman.

Pero no solo eso, también aprendieron serigrafía, estampado y elaboración de falsos vitrales. El pasado fin de semana, todos esos productos fueron expuestos por primera vez, en una feria montada en la Casa de París, en el interior de Galerías.

Allí se encontraba Elías Orellana, responsable del grupo de artesanos de la playa San Blas, quien se encuentra agradecido con las instituciones que los han apoyado. “Éramos saqueadores de huevos de tortugas. Lo digo con orgullo, porque yo he vivido de eso, pero más que todo porque hemos tenido un cambio de vida y de saqueadores hemos pasado a protectores de las tortugas.

“Somos de las zonas descalza, es decir de la gente que no tiene oportunidades más que explotar las especies marino-costeras, pero ahora es diferente desde hace siete años, porque con tres años hemos trabajado con Funzel y antes como iniciativa propia decidimos cambiar nuestro estilo de vida”, dice Orellana.

Ahora su actividad económica es la artesanía con residuos de coco, estampado de camisas con serigrafía, dando un mensaje de concientización sobre la protección de las tortugas.

También los artesanos de la playa Isla de Méndez, expusieron sus obras de arte. En vasos de vidrio dibujan hábilmente figuras alegóricas al mar, a la vida que recoge y a las especies que es necesario proteger. Es la técnica del falso vitral, con cuya venta sobreviven, educan y salvan parte de los recursos naturales.

Opciones para compartir nuestro contenido