Esperanza Rosa ayudó a vencer el cáncer

Se usó sicología, se construyó un cuento para transportarlas a un campo de flores, para que se identificaran, para que pensara en alguien que las hiciera reír.

 

 

 

Fotos: Periódico Equilibrium.

Esperanza Rosa es más que un nombre femenino; es una flor, un respiro, un aroma, la ayuda solidaria de familia y amistades que, al final, se traduce en una sonrisa que vence el dolor.

Es el nombre de 12 mujeres que tras batallar contra el cáncer de mama en su mayoría, o el de algunas que quedaron aún supeditadas al proceso quimioterapéutico de otro tipo de la enfermedad, decidieron de forma valiente sonreírle a la vida para enfrentar su tragedia.

Carla Makay y su esposo Roberto Estupinián, son fotógrafos que, con la magia de una flor y con un momento de paz ofrecido a estas 12 mujeres que reciben o recibieron atención en la Liga contra el Cáncer de El Salvador, estuvieron allí presentes para hacer el milagro.

“Me di cuenta que la mujer es valiente y puede ser lo que sea pero no está exenta de la enfermedad”, resume Carla al contar a este periódico su experiencia.

Las mujeres que aparecieron en la exposición durante el mes de octubre pasado, son parte del 80 % de la población femenina que la Liga contra el Cáncer atiende en su instituto, porque no tienen seguro social o recursos para acudir a un centro privado.

En la experiencia de estas luchadoras se pudo constatar que el cáncer es una enfermedad de mucha actitud positiva, con lo que se puede vencer, pero la familia y los amigos son importantes, reflexionó Carla.

“Ninguna de estas mujeres estaba sola, cada una es un reflejo de paz interior por el apoyo de la familia y las amistades” reiteran Carla y Roberto, al mostrar las sonrisas de aquellas en las fotos.

Carla se ha llevado la experiencia sobre que, en este mundo las mujeres no están solas, “uno piensa en los momentos difíciles de la vida y es cuando acudimos a alguien cercano” como lo mostraron estas mujeres modelo entre quienes está una que, el día de la sesión fotográfica, era su último en el proceso.

Y como lo diría Roberto, cada imagen fotográfica expuesta, refleja una sonrisa en medio del dolor y sugieren esperanza, lo cual se logró con una flor y un cerrar de ojos para adentrarse en sí mismas.

La sonrisa en medio del dolor, es el producto de saber que en su condición estas mujeres tienen el apoyo de ese alguien especial en las buenas y en las malas.

Opciones para compartir nuestro contenido