ESA sin mecanismos de protección para víctimas de violencia

MDF

Varias organizaciones se han unido para dar respuestas, y abordar el desplazamiento de familias afectadas, anteponiendo los intereses de las víctimas.

Foto: Cortesía.

 

La Mesa de Sociedad Civil sobre Desplazamiento Forzado de Víctimas de Violencia y Crimen Organizado reiteró su posición sobre que actualmente en El Salvador no existen mecanismos ni política pública que concretice la garantía de la vida de personas que huyen del fenómeno de la violencia, lo que constituye una grave violación a los derechos humanos.

El desplazamiento de familias y comunidades como consecuencia del accionar de las maras o pandillas, o crimen organizado se ha convertido en un fenómeno diario. Categorizar o estigmatizar a las familias por vinculaciones de algunos de sus integrantes a acciones relacionadas con delincuencia y, en consecuencia, omitir la protección debida en su calidad de víctimas, en particular en casos de niñez, adolescentes y personas de la tercera edad es una muestra de esa grave violación.

En los últimos meses, ha trascendido públicamente casos concretos de familias que se han visto forzadas al abandono de sus viviendas debido a amenazas en municipios de Mejicanos, en San Salvador y San Luis la Herradura, en La Paz.

El último caso es el de 21 integrantes de una familia, que residía en Altavista, San Martín que ha debido huir para resguardarse del accionar de pandillas, previo a buscar mecanismo de protección oficial.

Esta Mesa ya ha hecho llamados públicos al Estado para que se visibilice y reconozca la gravedad de esta situación. Como espacio de reflexión de este fenómeno, exhortamos a visibilizar y dar prioridad a las víctimas y a crear un proceso de protección de sus vidas.

Al mismo tiempo hacemos un llamado a la comunidad internacional a activarse frente a este drama que se ha vuelto cotidiano en El Salvador, y que requiere aplicación de mecanismos humanitarios y, más allá, es imperante la búsqueda de soluciones estructurales e integrales a este flagelo.

Lamentamos cualquier manipulación política o partidaria del dolor que desvíe la atención que merecen estos éxodos.

Opciones para compartir nuestro contenido