El cerro que se moverá al son y al sabor del Jocote de Corona

Unas 75 personas emprendedo-ras están listas para ofrecer en el XI Festival del Jocote de Corona, diversos productos que van desde aderezos hasta ropa teñida con tinte de Jocote de Corona.

Fotos: Periódico Equilibrium.

El próximo 6 de octubre, “el cerro” como llaman cariñosamente sus habitantes al Cerro Verde, abrirá otra vez sus entrañas para acoger nuevamente a miles de compatriotas que buscarán degustar el sabor peculiar de una fruta propicia de sus alturas: el Jocote de Corona.

Allá, a 1,450 metros sobre el nivel del mar, unas 100 manzanas de terreno producen anualmente, aproximadamente 5 millones de frutos y su generosidad la aprovechan personas como don Juan Chávez, encargado del cuidado de la finca Bethania, una de las que participan en cada Festival del Jocote de Corona, que este año celebra la 11ª edición.

“Es la mejor zona que hay, el sabor es especial por la altura y el clima”, se congratula don Juan quien desde hace muchos años cultiva el jocote en las 12 manzanas de la finca.

Esta especie prospera mucho, con gran calidad, si se cultiva entre los 900 hasta los 1,450 metros dicen los expertos, quienes han comprobado que debajo de los 900 metros el jocote producido es más pequeño y arriba de los 1,450, ya no se puede cultivar.

Gracias a Kevin Jordan el jocote llega a la boca de comensales.

He allí el secreto de la calidad de esta fruta que el Cerro Verde se apresta a ofrecer a turistas propios y del extranjero.

Pero los productos hechos a base de jocote por las 75 personas que en calidad de emprendedoras consentirán el paladar de quienes asistan al festival, con paletas, atol, chaparro, sorbetes, aderezos, crepas y hasta pizzas y butifarras, no es lo único que espera a la población turista.

Esta también podrá hacerse de productos de belleza a base de jocote de corona, vestimenta teñida con tinte de esta fruta, artesanías que evocan al jocote y algunas otras cosas que se pueda imaginar.

Glenda Reyes y Armando Rodríguez, de Mexcali, crearon un diseño exclusivo por el festival.

Eny Aguiñada, la Directora Presidente del Instituto Salvadoreño de Turismo (ISTU), ha dispuesto que este año, por primera vez en muchos, la reina del XI Festival del Jocote de Corona sea electa en medio del evento y no designada previamente, como se acostumbró.

Ocho señoritas procedentes de diversos lugares aledaños al Cerro Verde disputarán el reinado; Se prevén intervenciones artísticas del grupo de danza moderna The Muses, bailes tradicionales, solistas y un cierre con la Vieja Fiebre Amarilla.

Cuatro de las ocho aspirantes al reinado.

Senderismo

Quienes disfrutan de las caminatas podrán hacer senderismo en el cerro, con guías y el acompañamiento de policías de turismo, recorrido en el que podrán decidir si escalan el Ilamatepec o disfrutan de los miradores desde donde se ve, por ejemplo, el lago de Coatepeque.

También podrán conocer los árboles “abuelo” con edades de hasta 400 años o los árboles de los enamorados e incluso el árbol del divorcio, frente al cual, paradójicamente muchas parejas se declaran su amor.

La leyenda dice que quienes se quieran casar, deben abrazar al árbol de la derecha, si es mujer, y al de la izquierda, si es hombre.

Aunque en esta ocasión no se podrá apreciar un fenómeno natural de inmigración de aves, las personas visitantes o asistentes al festival conocerán sobre la fauna y la flora que prevalece en este bosque nebuloso que acoge unas 128 especies de aves.

Este bosque de clima templado tiene una temperatura ambiente de 18 grados en horas diurnas y 4 grados en horas nocturnas.

Esta delicia les espera en el Cerro Verde

The Muses, derrochará toda su energía con la danza moderna.

Usted podría escalar el Ilamatepec, durante el festival.

…o apreciar desde las alturas el Lago de Coatepeque.

Con estos productos de jocote, se puede usted embellecer más.

Contrario al «Árbol del Amor», otra leyenda dice que quien quiera separarse de su pareja solo debe abrazar este «Árbol del Divorcio».

Opciones para compartir nuestro contenido
Publicidad