Docentes promueven con música cultura de inclusión

El proyecto “Soy Música” es una respuesta a la deserción escolar asociada a la violencia que se da en un número preocupante.

 

 

 

 

Foto: Unicef/Periódico Equilibrium.

Un total de 35 docentes y un equipo facilitador comunitario de centros escolares de 15 municipios de El Salvador se certifican en el primer año de capacitación de la metodología “Liderazgo musical comunitario”.

Con ello se busca promover en la niñez y adolescencia una cultura de inclusión y convivencia, han explicado autoridades del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y del Ministerio de Educación (Mined).

Esta capacitación se realizó en el marco del proyecto “Soy Música” impulsado por ambas instituciones y por la organización Musicians Without Borders (Músicos sin Fronteras).

El pasado viernes se concluyó la primera fase de implementación del proyecto, en el que han participado 3,500 escolares de los municipios de Soyapango, Ciudad Delgado, Izalco, San Miguel, Usulután, Jiquilisco, Santa Ana, Cojutepeque, Suchitoto, San Pedro Perulapán, Meanguera, Jocoaltique, Dulce Nombre de María, San Miguel de Mercedes y El Carrizal.

El proyecto “Soy Música” es una respuesta a la deserción escolar asociada a la violencia que se da en un número preocupante y, por la cual, el Mined y Unicef focalizaron sus esfuerzos en la implementación de una metodología innovadora basada en la música, que promueve la convivencia ciudadana en las escuelas.

Este convivencia se da mediante el fortalecimiento de capacidades como liderazgo, creatividad y respeto, entre otros. Se identificó a la organización Musicians Without Borders para la implementación del proyecto, dada su larga trayectoria en este tipo de iniciativas, dijeron las autoridades.

 

Musicians Without Borders es una organización mundial pionera en el uso de la música para la reconciliación, construcción de comunidades y la recuperación psico-socioemocional de personas que sufren los efectos de la guerra y los conflictos armados.

Han trabajado su metodología en países que han atravesado conflictos violentos, como Kosovo, Bosnia-Herzegovina, Palestina, Rwanda, Tanzania, Uganda, entre otros.

La organización ha logrado aprovechar el poder de la música para trascender las fronteras y crear conexiones empáticas entre personas de diferentes culturas, orígenes e idiomas.

El Proyecto “Soy Música” continuará trabajando en el país un segundo año, durante el cual se espera capacitar a una segunda cohorte de 70 personas que implementen la metodología con 7 mil escolares a nivel nacional.

Opciones para compartir nuestro contenido