Día de la Cruz, entre la fe y el paganismo

Para la Iglesia Católica, el Día de la Cruz, representa una devoción al madero en el que la humanidad encontró la máxima expresión de amor y perdón; para la sociedad, oportunidad de comercio.

Fotos: Periódico Equilibrium.

La Cruz amaneció ataviada el tres de mayo con pequeñas obras de arte en papel y con frutas de la época en los patios de las casas de familias católicas y en lugares visibles de iglesias y algunos centros comerciales, no solo en El Salvador, sino en Latinoamérica.

Así, la población reconoció y celebró una vez más el madero de significado cristiano, en el que Jesucristo murió como muestra de amor y salvación de la raza humana. El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, recordó que la Cruz representa una relación vertical con Dios y una horizontal con la humanidad.

“Eso es lo que espera Dios de nosotros”, dijo en su homilía del 3 de mayo, mientras recordaba que no hay amor verdadero hacia Dios, si se ignoran las necesidades de los hermanos.

Mientras tanto, los titulares de las instituciones del Estado como los ministerios de Turismo y de Economía, aprovecharon la fecha para posar delante de la Cruz y mostrar la fruta de la temporada como producción local y “venerar” el símbolo cristiano, no sin antes participar de una demostración de productos en el Mercado Nacional de Artesanías.

Allí en esas tiendas estaba la Cruz, finamente labrada por personas artesanas que ven en la artesanía una oportunidad de comercio para su supervivencia. Había más productos, grupos musicales, Los Historiantes, comida y hasta la Lotería de Atiquizaya, todo en nombre de la Cruz, ante la cual, al menos en lugar de la celebración pagana, no había fieles venerándola o, al menos, eran muy pocas las personas que se detenían a admirarla.

Así transcurrió otro Día de la Cruz, en la que la fe y el paganismo se dan la mano para mantener una tradición antigua en la que la población indígena participa también a fin de darle gracias a la Pachamama por su constante muestra de productividad y generosidad para darle a la humanidad el fruto de sus entrañas.

Opciones para compartir nuestro contenido