Claudia Serrano: “No solo buscamos producir conocimiento, queremos gatillar cambios sociales”


La Directora Ejecutiva de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural se refiere a los desafíos y expectativas que plantea el Encuentro 2012 de la institución, que se realizará en el mes de junio en la capital ecuatoriana. “Nosotros queremos hacer ver que el territorio importa, y no tenerlo en cuenta resta capacidad de impacto en la política pública”, subraya la socióloga y ex Ministra del Trabajo del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Jornada de cierre y balance del programa DTR (Dinámicas Territoriales Rurales) de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, el Encuentro 2012-Territorios en Movimiento –a realizarse entre los días 5 y 7 de junio en Quito, Ecuador- pretende crear una instancia de diálogo y reflexión en torno a temas tan contingentes para el mundo rural  como las dinámicas que tienen lugar en territorios específicos, y que devienen en  resultados favorables tanto en términos económicos como sociales y ambientales.

“Con el Programa DTR se pretendió de una manera ambiciosa y relevante aportar una teoría de alcance medio, o una manera de interpretar qué factores conducen a  dinámicas virtuosas de crecimiento económico con inclusión social y sustentabilidad, en los pocos casos en que estas tienen lugar.  Es el momento de compartir resultados y hallazgos”, asegura Claudia Serrano, Directora Ejecutiva de Rimisp.

Según la ex  Ministra del Trabajo, para Rimisp es de máxima relevancia nutrir y preservar la red de socios con que actualmente trabaja. “Para nosotros es vital el encuentro cara a cara, el diálogo, la reflexión conjunta; renovar los lazos que han hecho de este programa una experiencia exitosa. Más allá de que hoy efectivamente estamos más cerca gracias a las nuevas tecnologías y redes sociales, las instancias presenciales son, desde nuestra perspectiva, invaluables”, enfatiza.

Actores locales y políticas territoriales

En cuanto al perfil de la discusión que tendrá lugar en Ecuador, Serrano espera que se logre una síntesis interesante entre la perspectiva teórica –porque ya existen resultados y claves explicativas- y muchas experiencias que actualmente están en curso.

“Hemos logrado objetivar, por medio de investigación sistemática, que las dinámicas territoriales rurales con crecimiento económico, equidad y sustentabilidad tienen su origen, principalmente, en la capacidad de agencia e intervención de los actores locales. Entonces, buscamos propiciar un diálogo entre esa arista teórica que emana de nuestros hallazgos, y los procesos y experiencias empíricas en curso de diversas entidades. En pocas palabras, hacer interactuar  por una parte  la experiencia, el relato, la historia, y por otra,  la teoría, el aprendizaje y las implicancias para el diseño de políticas para el desarrollo”, detalla.

Sobre la base de las conclusiones que el programa Dinámicas Territoriales Rurales (DTR) ha dejado al descubierto, la generación de consciencia acerca del impacto territorial que tienen las políticas públicas aparece como uno de los principales desafíos que  urgen en la América Latina rural. “Las políticas suelen ser ciegas respecto al diferencial territorial de su impacto y se declaran neutras, cuando es evidente que no lo son.  Nosotros queremos hacer ver que el territorio importa, y que no tenerlo en cuenta resta capacidad de impacto en la política pública”, subraya la profesional.

En esa línea, Rimisp  se ha propuesto instalar en la agenda la necesidad de implementar política territorial. “Esto significa política que surge desde el territorio, y tiene lucidez y consciencia respecto de las  necesidades, capacidades, bondades y características de cada zona en particular, y que se hace cargo de la institucionalidad pública de ese lugar. Demás está decir que los gobiernos regionales en Chile, y en América Latina en general, son de una gran precariedad. Ahí hay un nicho enorme de mejoras por trabajar”, asegura Claudia Serrano.

El objetivo de Rimisp a través del programa DTR ha sido no solo producir conocimiento sino, ante todo, incidir en las políticas públicas. “Lo que realmente buscamos es producir cambio social, y para ello necesitamos dialogar con quienes toman las decisiones  a todo nivel: autoridades nacionales, gobiernos subnacionales, agencias de desarrollo, organismos multilaterales, actores que están implementando dinámicas de cambio en los territorios. Sentimos que se nos plantea el desafío de desplegarnos no solo con buenas ideas sino también proponiendo instrumentos y modos de operar que hemos aprendido a través de la experiencia. En esta etapa, en que cerramos un ciclo, nos sentimos preparados para implementar y acompañar esos procesos a la luz de tanta evidencia”, sostiene la  Directora Ejecutiva de Rimisp.

El Encuentro 2012-Territorios en Movimiento convocó este año a investigadores de diversas entidades latinoamericanas que indagan y gestionan en el ámbito del desarrollo territorial, a través de una convocatoria abierta a presentar ponencias. Así, ochenta y tres expositores de 16 países disertarán sobre “Empleo, crecimiento y competitividad”; “Exclusión social, pobreza y territorios rezagados”; “Seguridad alimentaria, nuevos roles de la agricultura y territorio”, entre otras temáticas.

Una mirada nueva

El programa DTR asumió el enfoque de género –tan en boga actualmente- de manera muy paulatina y gracias al aporte de Susan Paulson, académica de la Maestría en Cultura, Poder y Sostenibilidad de la Universidad de Lund (Suecia) y coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Género y Dinámicas Territoriales de Rimisp. Ella ha consagrado los últimos años de su trayectoria, precisamente, a introducir la perspectiva de género en investigaciones interdisciplinarias.

Según Claudia Serrano, el Programa DTR y sus investigadores fueron contactándose, apasionándose y empapándose poco a poco de esta perspectiva tan relevante para el desarrollo. “Lo fundamental es que esta nueva mirada de género no aparece con un sesgo reivindicativo ni sectorial sino más bien rescatando un vector de desarrollo potente. Y no solo para las mujeres, sino para las sociedades rurales en general. Esta perspectiva nos encara con las desigualdades que actualmente tienen lugar y con los aportes que están haciendo las mujeres al desarrollo del territorio, las más de las veces poco valorados y reconocidos”, explica.

Desde el punto de vista de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, hacerse cargo de las desigualdades entre hombres y mujeres es sinónimo de abordar un factor estratégico que permite alcanzar el anhelado crecimiento económico con equidad.

“El programa DTR se ha ido transformando en una evidencia y en un soporte teórico de cómo lograr un desarrollo inclusivo y sustentable. Y con base en sus hallazgos, tenemos la convicción de que en la medida de que las desigualdades, como las de género, se desbloqueen, los resultados serán más positivos para todos. Tengo confianza en que la mesa de género en el Encuentro 2012 aportará resultados contundentes y abrirá una enorme puerta al traba

Opciones para compartir nuestro contenido