Ciberseguridad aumenta en las Américas, pero aún se necesita trabajo, dice BID-OEA

El informe destaca los esfuerzos realizados por los gobiernos de América Latina y El Caribe para gestionar los riesgos sobre la ciberseguridad de su infraestructura crítica y expone los desafíos pendientes, especialmente en materia de servicios de comercio electrónico.

Foto: Pixabay.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lanzaron este martes la segunda edición del estudio conjunto “Ciberseguridad: riesgos, progreso y el camino a seguir en América Latina y el Caribe”.

Según el informe, desde el último estudio realizado en 2016, más de la mitad de los países de la región han mejorado su disposición hacia la ciberseguridad al desarrollar e implementar estrategias nacionales y/o marcos legales que permiten una mejor respuesta a las ciberamenazas, incluyendo mayor protección de los datos personales ciudadanos.

Sin embargo, el informe también revela que aún se necesitan más esfuerzos para fortalecer la ciberseguridad en la región.

Actualmente, más de las tres cuartas partes de los países observados en este informe carecen de los planes de ciberseguridad necesarios para la protección de su infraestructura crítica, un hecho particularmente preocupante en el contexto de la COVID-19.

La mayoría de los países de la región también necesitan capacidades más sistemáticas y eficientes para monitorear y responder a los incidentes de ciberseguridad, así como la creación de organismos centrales encargados de coordinar las actividades de seguridad informática.

Si bien se detectaron cambios importantes en la financiación de estos temas, se debería destinar aún más recursos gubernamentales para ayudar a reducir el impacto social y económico de los incidentes cibernéticos, que sólo en 2019 costaron más de 90.000 millones de dólares.

Opciones para compartir nuestro contenido