Cambio climático: la ambición se aumenta desde abajo

Para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, se necesitarían cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad.

 

 

 

Por: Inn Context/Foto: CRS.

El 2018 comenzó con un lema que cada año va cobrando más fuerza y hoy ya es la máxima del movimiento climático global: aumentar la ambición.

Y, dentro de este contexto de activismo creciente, la voz cantante del movimiento ya no es únicamente la de los estados nacionales.

Hoy día, los llamados Non-Party Stakeholders, actores no estatales y gobiernos locales que no tienen relación directa con la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, han demostrado que su capacidad de implementación de acciones climáticas es un factor crucial en la lucha frente al cambio climático.

Se trata de instituciones que, a través de acciones concretas realizadas en sus territorios, contribuyen no solo a lograr el cumplimiento de las metas de los Planes Climáticos Nacionales de sus respectivos países, sino también a aumentar la ambición que tanto se necesita.

El pasado 8 de octubre, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, o IPCC, publicó un resumen para responsables de política con un llamado apremiante: “Para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, se necesitarían cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”.

La meta de 1,5 grados centígrados es lo que el IPCC considera como el valor mínimo para asegurar la subsistencia de la civilización más o menos como la conocemos.

Sin embargo, los 189 Planes Nacionales Climáticos, o NDC por sus siglas en inglés, presentados por las naciones firmantes del Acuerdo de París, en su conjunto, no lograrán cumplir con esta meta que, si antes se consideraba deseable, hoy en día ya no es negociable.

Accionando Redes en América Latina

Una reciente investigación realizó una búsqueda de redes de actores no estatales y gobiernos locales que trabajan en temas de cambio climático en América Latina.

La iniciativa, llamada Accionando Redes, consistió en un relevamiento de las redes de actores no estatales y de gobiernos locales de toda la región y a clasificarlas según una serie de criterios: su tamaño, el tipo de acciones que realizan, los sectores en los que trabajan y qué tan alineados están sus esfuerzos con los Planes Nacionales Climáticos de sus países.

Accionando Redes registró 85 redes de 25 países de América Latina que están trabajando activamente en acciones de mitigación y adaptación al cambio climático desde sus sectores y en sus territorios.

Pero, ¿por qué poner el foco en las redes y no en las instituciones individuales? Se dice con frecuencia que para actuar frente al cambio climático se requiere del trabajo conjunto de todos los sectores de la sociedad.

En este sentido, las redes son una demostración de que esta voluntad de trabajo conjunto, lejos de quedar en un nivel idealista, tiene manifestaciones concretas y medibles. Estas acciones, además, tienen el potencial de ser llevadas a niveles nacional y regional e, incluso, de convertirse en políticas de estado.

Lea el artículo completo aquí.

Opciones para compartir nuestro contenido