Apuestas por el desarrollo territorial sugiere Funde

concesion-LU

Para superar la brecha de pobreza se debe tener un crecimiento idóneo anual de un 5%, pero alcanzar un 2.5% en los siguientes años ayudaría a corregir diversos aspectos de la sobrevivencia sostiene Funde.

 

Foto referencial: Periódico Equilibrium.

Actualmente el crecimiento económico es del 2%, de acuerdo a la fundación para el Desarrollo (Funde), una lectura que difiere con la del gobierno, el cual afirma que el crecimiento es del 2.5 %.

En lo que sí hay coincidencia es en la baja inversión en El Salvador, porque es menor que en el resto de países centroamericanos; no obstante, eso no significa que se haya estancado, como lo quieren hacer ver algunos políticos u organizaciones de oposición.

Una de las formas de mejorar ambos parámetros mencionados por Enrique Merlos, investigador de Funde, es territorializar la política pública para definir las acciones a nivel de zonas y no seguir concentrando más actividades en zonas o ciudades como San Salvador, lo que significa darle la espalda a las demás zonas del país. “No se lo mismo un territorio costero oriental que otro del occidente del país”, ilustra el investigador.

“Estancamiento en la inversión no hay, sino un crecimiento y aumento de la inversión muy lenta, lo cual incide en el desarrollo”, afirma Merlos quien de paso afirma que quien sostenga que no hay inversión “no está debidamente informado”.

A ello se debe sumar otra condicionante: los altos niveles de corrupción, de impunidad, evasión y elusión fiscal (más de 1600 millones se perdieron el año pasado en el país).

Funde sostiene que el nivel de inseguridad impiden que la actividad económica se desarrolle como se espera. Lo que obliga a buscar la forma de controlar este fenómeno.aeropuerto

Por todo esto es importante apostarle, por ejemplo,  a la modernización del aeropuerto internacional de El Salvador para hacerlo más eficiente en su capacidad porque no permite una mayor movilización de personas en épocas específicas como la de fin de año. Debe ampliarse para atraer nuevas aerolíneas del mundo.

En materia de energía eléctrica, Funde sugiere que se abandone la idea de construir más represas porque los niveles de los ríos como el Lempa va en decrecimiento. Es “mejor explotar la energía eólica y la solar”.

Hay pequeñas inversiones en esto último “pero necesitamos que esto sea más grande”, reclama Merlos.

En la zona costera se debe explotar lo turístico y los productos del mar, lo cual a juicio de la fundación no se hace eficientemente; en San Vicente, la actividad económica es la caña de azúcar en pequeñas extensiones lo cual genera ingresos a los pequeños agricultores en la elaboración de la panela, pero se resiente que no hay apuestas para mejorar la elevar la producción de este dulce tradicional, como la de asistir a los propietarios de los trapiches que aún existen.

Finalmente se habla de la utilización del Puerto de La Unión Centroamericana en La Unión, proyecto abandonado y no explotado que generaría ingresos adicionales al país para desarrollar esa zona del país.

La solución a este problema de desarrollo territorial del país pasa por varios niveles, se necesita un Estado fuerte para avanzar en políticas y programas de gobierno pero desde la perspectiva de la territorialización.

Se deben tener cambios de enfoques desde el gobierno y desde los territorios, ambos deben salir a su encuentro mutuo; si bien hay esfuerzos como la apuesta al desarrollo territorial desde el nuevo Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial (Migobdt) y de la Secretaría Técnica de la Presidencia (STP) desde las cuales se vislumbra un apoyo a las mancomunidades, aún falta el fortalecimiento de la territorialización.

Funde está haciendo una parte al trabajar en tres niveles: desde los territorios donde se aborda a las organizaciones de los actores locales para definir apuestas de estos; fomenta la integración de todos los territorios posibles, potenciando las mancomunidades; y busca la forma de ir al encuentro de lo nacional institucionalmente y desde las políticas, sin pensar en partidos ni ideologías, los procesos deben ser a largo plazo, trascendiendo gobiernos, reitera la Fundación.

Opciones para compartir nuestro contenido