Apicultura, una oportunidad de desarrollo para El Salvador

El Salvador es uno de los mayores productores de miel a nivel Centro-americano, donde la mayoría del producto se exporta a Europa. Apicultores presentaron la Política Nacional Apícola.

Foto: Casa Presidencial/ Periódico Equilibrium.

La apicultura ha sido un sector referente a nivel internacional y a pesar de lo grandes volúmenes de producción este rubro todavía sigue siendo afectado por los efectos de la deforestación y enfermedades parasitarias.

Durante 2017, El Salvador exportó más de 1,500 toneladas métricas de miel lo que representa un ingreso económico significativo para el país, generando empleos directos en varias regiones.

De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura en 2015, del total de la producción nacional, el 90% se exporta y sólo el 10% se consume localmente.

El Banco Central de Reserva (BCR) reportó durante 2017 que las ventas al extranjero de miel de abeja recuperaron su participación dentro del sector agropecuario, pasando de $2.5 millones  a  $3.6 millones al comercializar a países como Arabia Saudita, Costa Rica y Alemania, siendo este último el principal comprador del país.

Por su calidad la miel salvadoreña ha podido acceder con gran aceptación a diferentes mercados nacionales e internacionales, principalmente en Europa.

Según la Comisión Nacional Apícola de El Salvador la mayor producción de miel y cera en el país se encuentra en los departamentos de La Libertad, Sonsonate y Chalatenango.

El pasado jueves 24 de enero productores de miel de todo el país presentaron durante un acto realizado en el cantón El Rosario, municipio de San Francisco Gotera, Morazán, la Política Nacional Apícola, la cual será puesta en marcha para dinamizar este sector económico dentro del país.

“A nivel centroamericano El Salvador es el segundo mayor exportador de miel de abeja, lo cual genera ingresos por 3.6 millones de dólares”, sostuvo el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

La Política Nacional Apícola tiene como objetivo promover el desarrollo integral y sustentable de la apicultura, en articulación con los diferentes actores en los territorios.

Dicha política surge del esfuerzo de construcción colectiva que involucró a más de 2 mil productores apícolas del país, aglutinados en la Mesa Nacional Apícola, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), instituciones públicas, privadas y organismos internacionales como Swisscontact.

Opciones para compartir nuestro contenido