Acto de intolerancia provoca protestas antifnáticos religiosos en Israel

 

Hombres ultraortodoxos que habrían escupido a la cara de una niña de ocho años, luego de acusarla de ir a la escuela vestida “de forma poco modesta”, provocó una reacción de cientos de irsaelíes que marcharon este martes en contra de la violencia de fanáticos religiosos, revelaron fuentes internacionales de noticias.

La denuncia de la niña apareció en la televisión pública y los activistas pro democracia salieron luego a denunciar que los religiosos intentan imponer su código en una viudad cerca de Jerusalén.

La protesta se llevó a cabo en  Beit Shemesh y sus organizadores dijeron que «estamos luchando por la reputación israelí, no sólo en Beit Shemesh y no sólo sobre la exclusión de las mujeres sino contra todos los extremistas que han aparecido tras un largo letargo para intentar imponernos su visión del mundo», afirmó en un discurso la líder de la oposición parlamentaria, Tsipi Livni.

Las manifestaciones enfrentaron a los activistas pro democracia y a los fanáticos mismos, quienes, según los reportes de prensa, intentaron atacar a los periodistas que cubrían las acciones.

Los fanáticos defienden la segregación por género. Las protestas se volvieron más magras, cuando el gobierno retiró  un cartel que instaba a las mujeres a evitar circular por  algunas calles en zonas donde viven los ultra religiosos.

Según información de Reuter, “algunas líneas de autobús en barrios religiosos de todo el país ya están segregadas, con las mujeres al fondo de los vehículos. De acuerdo con la ley israelí, no deben moverse al final, pero si se niegan a hacerlo se arriesgan a agresiones físicas y verbales de pasajeros varones.”

Opciones para compartir nuestro contenido